Las FARC liberaron a 10 rehenes que retenían desde hace 12 años

Las FARC entregaron ayer los últimos 10 uniformados que tenía en su poder a una misión humanitaria, un gesto que el presidente Juan Manuel Santos consideró “muy importante” pero “no suficiente” para iniciar un proceso de paz con la guerrilla.

Los rebeldes entregaron los seis policías y cuatro militares, que tuvieron prisioneros entre 12 y 14 años, a una misión del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y el grupo civil mediador Colombianos y Colombianas por la Paz, que los recogieron en un helicóptero del gobierno de Brasil en algún punto de la selva colombiana.

Ya libres, los uniformados fueron recibidos en la pista del aeropuerto de Villavicencio (110 km al sur de Bogotá) por un equipo médico que les llevó a un salón privado donde se encontraron con sus familiares más cercanos.

Más tarde fueron trasladados a Bogotá para los exámenes médicos, sin que hasta la noche de ayer hayan hecho declaraciones a los medios.

La entrega de los 10 últimos rehenes en una sola vez resultó sorpresiva ya que el operativo de rescate estaba previsto que se celebrara en dos jornadas, entre el día de ayer y el de mañana.

“Fue una decisión de las FARC que, por lo que sea, decidieron entregarlos a todos, lo cual agradecemos sobre todo en nombre de las familias”, dijo a los medios el representante del CICR en Colombia, el español Jordi Raich.

Estos son los últimos rehenes uniformados que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas) aún tenían en cautiverio, según informes de la propia guerrilla, si bien la Policía colombiana denuncia que siguen sin noticias de dos de sus efectivos que también fueron raptados por ellos.

REACCIÓN. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, consideró que “esta liberación y sobre todo el compromiso de las FARC de no volver a secuestrar (a civiles) es un gesto que valoramos en toda su dimensión”.

“Sin duda es un paso en la dirección correcta, un paso muy importante, pero no es suficiente”, dijo el mandatario, luego que se concretaran las liberaciones, en una alocución televisiva en la que reclamó a la guerrilla que deje en libertad también a los rehenes civiles.

A las afueras de base aérea militar de Bogotá, había varios familiares de otros rehenes, reclamando atención. Elizabeth Ruiz, de 57 años, aseveró que su hijo Reinaldo Piamba Ruiz fue secuestrado hace 14 años, cuando era soldado profesional. “No sé nada de él desde que se lo llevaron, y el Ejército lo da por desertor”.

Santos subrayó que “en el momento en que el gobierno considere que existen las suficientes condiciones y garantías para que se inicie un proceso que llegue a la terminación del conflicto, el país lo sabrá”.

El mandatario ha condicionado su aceptación a un diálogo de paz con las FARC a que también abandonen los atentados, el secuestro y el reclutamiento de menores.

Recientemente, las FARC han planteado un diálogo directo al presidente Santos y anunciaron su renuncia al secuestro de civiles con fines de financiamiento.

En febrero se cumplió una década del fracaso del último proceso de paz del gobierno colombiano con las FARC, la guerrilla más antigua de América Latina con casi medio siglo de lucha armada y que actualmente tendría unos 9.000 combatientes, según cálculos oficiales.

Los liberados ayer son los militares Luis Alfonso Beltrán, Luis Arturo Arcia, Luis Alfredo Moreno y Robinson Salcedo; y los policías César Augusto Lasso, José Libardo Forero, Wilson Rojas Medina, Jorge Romero, Carlos José Duarte y Jorge Trujillo (ver aparte).

Todos ellos fueron secuestrados en cuatro ataques guerrilleros perpetrados entre 1998 y 1999.

“Solo pude hablar con ellos unos segundos, darles la bienvenida. Estaban emocionados de ver a sus familias”, dijo a los medios Alan Jara, exrehén de las FARC y actual gobernador del departamento de Meta, cuya capital es Villavicencio.

Desde 2008, la exsenadora Piedad Córdoba, líder de Colombianos y Colombianas por la Paz, ha mediado en la liberación de 30 rehenes políticos o policías y militares, que las FARC mantenían secuestrados por su valor de “canjeables” a cambio de cientos de sus guerrilleros presos.

Córdoba, que es opositora y que ha expresado que quiere ser candidata a la presidencia en las próximas elecciones, pese a una prohibición que pesa sobre ella que es acusada por la Justicia de haber ayudado a la guerrilla, señaló ayer: “Llegaron a la libertad, cumplimos y seguimos por la paz en Colombia”.

En una conferencia de prensa, Córdoba agradeció a los presidentes de izquierda de la región: a Hugo Chávez (Venezuela), a Rafael Correa (Ecuador) y a Cristina Fernández (Argentina), por “luchar por la paz”, sin precisar a qué se refería.

Otros rehenes políticos o de la fuerza pública han sido rescatados en operativos militares, entre ellos la ex candidata presidencial de nacionalidad colombiana y francesa, Ingrid Betancourt, en 2008. También ha habido secuestrados que han logrado escapar y otros han muerto en cautiverio.

LOS PERFILES DE LOS DIEZ EXCAUTIVOS

Luis Moreno

Con 28 años, fue secuestrado durante la toma a una base en el municipio de Miraflores, en agosto de 1998. Durante el cautiverio lo ascendieron a sargento. Después de 13 años, murieron su abuelo, su tío y nacieron ocho sobrinos.

Luis Arturo Arcia

También fue ascendido a sargento mientras era rehén. Es uno de los dos secuestrados más antiguos del mundo -fue capturado cinco meses antes que Moreno-. Tiene 41 años. Lo que más anhela su familia es “escuchar sus chistes”. RObinson Salcedo Fue secuestrado también en la toma de la base en Miraflores y ascendido a sargento. Desde entonces, prometió no cortarse el pelo hasta que fuera liberado. Hoy le llaman “el mechudo”.

César Lasso

El sargento inició su carrera en 1985 y lo secuestraron en 1998. Hoy tiene 45 años. Su padre murió hace dos años.

Wilson Rojas Medina

Es intendente de la Policía y fue capturado en 1999. “Hagan de cuenta que estoy demorado”, le dijo a su familia, con la que se reencontró ayer, en su prueba de vida.

Jorge Romero

Tenía 37 años cuando fue llevado por las FARC en 1999. También fue ascendido a sargento. Tiene una hija a la que nunca vio: ella tiene 26 años y él empezó a escribirle desde el cautiverio.

Luis Alfonso Beltrán Franco

Es otro de los secuestrados más antiguos; lo raptaron en marzo de 1998. El “loco” como lo bautizaron sus compañeros de cautiverio -donde también lo ascendieron a sargento-, pensó en estudiar actuación pero finalmente se decidió por la carrera militar. Jorge Trujillo También Intendente de la Policía, fue secuestrado en 1999. Lo esperaban su esposa y su hija, de 13 años.

Carlos José Duarte

Es subintendente de la Policía. Lo raptaron en 1999, cuando tenía 28 años. Hoy, con 41, lo espera su hija, a la que dejó de ver con 8 años.

José Forero

El sargento fue secuestrado en 1999. Ese mismo día se llevaron a otros 27 policías y mataron a cinco. Su hija admite que tiene emociones encontradas con la liberación, “es algo muy lindo pero también de mucha ansiedad de cómo van a ser las cosas sabiendo que uno nunca ha compartido con esa persona”.

¿Que te Pareció? ¡Cuéntalo!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s